MARKETING OF HAPPINESS

La felicidad es un estado alcanzado por la práctica constante en Happy Mundo. La alcanzamos con la coincidencia entre lo que hacen las marcas con los valores que el cliente espera.
Un cliente feliz da menos importancia a la satisfacción que recibe de productos y servicios y más a su relación con la marca.
La felicidad no es medible porque es un estado.
La felicidad es un cúmulo de indicadores que supone mucho más que la suma de los mismos.
Buscar la felicidad de nuestros clientes es una utopía que nos exige constancia en el camino de la competitividad.
Nuestras marcas más que clientes buscan fans leales, rentables y prescriptores de los valores de nuestro branding.
El happiness de nuestros fans se consigue a través de emociones que provocamos en ellos, es una relación emotiva.
Para lograr nuestro objetivo, la felicidad de nuestros fans, necesitamos más conocimiento de ellos, acompañarlos en su evolución, personalizar la oferta y cambiar nuestro modelo de negocio de gran volumen de clientes por clientes muy rentables pero menos numerosos.